Embalaje para baterías

embalaje para baterías de litio
Embalaje para baterías

Los desafíos que nos plantea la industria de las baterías

La movilidad eléctrica es un sector en continuo cambio que reclama soluciones transversales e innovadoras para consolidarse. No hay que olvidar que la Unión Europea prohibirá vender nuevos coches de gasolina o diesel a partir de 2035. De hecho, España espera tener 5 millones de coches eléctricos en las carreteras para 2030, según el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC).

Como fabricantes con larga trayectoria en el sector de las mercancías peligrosas, en Encaja Embalajes seguimos muy de cerca la evolución de la industria de las baterías de litio, cuyo crecimiento será crucial en los próximos años. Esto provocará cambios importantes en toda la cadena de suministro.

Por esta razón, hemos querido analizar algunos de los desafíos que nos plantea la industria de las baterías, y que podríamos resumir en: eficiencia, seguridad y sostenibilidad.

Baterías más eficientes

Las baterías de iones de litio son la tecnología dominante en los vehículos eléctricos, aunque incluye otras materias primas como cobalto, manganeso, níquel y otros metales.

Este tipo de baterías se caracteriza por electrolitos líquidos y ánodos carbonosos, lo que se traduce en una densidad de energía insuficiente, vida útil limitada y problemas de seguridad.

Actualmente la industria se centra en mejorar la densidad energética de las baterías, ya que una mayor densidad energética contribuiría a aumentar la autonomía y reducir el tiempo de carga.

Las baterías de nueva generación con electrolitos líquidos y sólidos aún están en fase de investigación, pero hay quien cree que más pronto que tarde podremos recargar el coche eléctrico en el tiempo en el que tomamos un café.

Batería litio

Marco regulatorio para garantizar la seguridad

Como hemos mencionado en el punto anterior, otro de los retos al que se enfrenta la industria de las baterías es la seguridad.

Todas las baterías de litio son consideradas MERCANCÍAS PELIGROSAS. El aumento en la fabricación de baterías de litio previsto para los próximos años hace pensar que el embalaje homologado, optimizado y sostenible será un elemento clave para la competitividad del sector.

En los últimos años se han sucedido accidentes por combustiones espontáneas y explosiones de baterías de litio, debido a un ​​uso inadecuado, que han puesto en peligro la seguridad de las personas y del medio ambiente.

Por consiguiente, es necesario un marco regulatorio que garantice la manipulación, almacenamiento, carga y transporte de baterías en condiciones seguras, con exigentes instrucciones de control de los procedimientos de etiquetado y marcado, según el ciclo de vida en que se encuentre la batería.  

Todo ello permitirá trabajar en cada eslabón de la cadena de suministro sin riesgo de accidentes, robo o falsificación.

transporte y embalaje de baterías de litio

Gestión de un nuevo residuo

El último de los retos que abordamos tiene que ver con la sostenibilidad, y en particular, con la reutilización y reciclado de las baterías al final de su vida útil.

Las autoridades europeas ya han aprobado un reglamento que modifica la Directiva de Baterías de 2006. La nueva norma regulará todo el ciclo de vida de las baterías, desde su diseño hasta el proceso productivo con el fin de reducir la huella de carbono. Además, ya fija mínimos obligatorios de contenido reciclado para los fabricantes.

Es cierto que el propio diseño de las baterías, con diversidad de tamaños y materiales, dificulta su reciclaje y reutilización. Sin embargo, en España ya se están gestando proyectos que permitan recuperar los metales que las componen para darles una segunda vida.

En Encaja, somos especialistas en el ámbito de la fabricación de embalaje certificado ADR y normativa relacionada con gestión de este tipo de residuos. Contáctanos sin compromiso a través del correo electrónico info@encajaembalajes.com o en los teléfonos 985 669 270 o 984 106 600 

 

Embalaje para baterías

Transporte de baterías de litio de forma segura

Nuestros teléfonos móviles, aparatos electrónicos y vehículos eléctricos funcionan con baterías de litio, una fuente de energía cada vez más presente en nuestra vida cotidiana.  

Por su naturaleza, las baterías de litio se consideran mercancía peligrosa, y como tal requieren de un embalaje homologado que evite riesgos potenciales durante su manipulación y transporte, tanto para las personas como para el medio ambiente. Como fabricantes certificados y homologados de esta tipología de embalaje, queremos mostrar en este post la importancia del almacenaje y transporte de esta modalidad de producto.

Normativa de las baterías de litio

Toda mercancía peligrosa debe cumplir regulaciones y precauciones específicas, y las baterías no son una excepción.

En primer lugar, las baterías de litio contienen altos niveles de energía eléctrica, lo que las hace propensas a la sobrecarga, la temperatura extrema, el cortocircuito y el daño mecánico. Por lo tanto, un uso o almacenamiento inadecuado podría provocar incendios o explosiones como el que se produjo en el carguero Felicity Ace en 2022, con más de 4.000 coches de lujo a bordo.

Por consiguiente, los fabricantes e intermediarios deben utilizar un embalaje homologado, que cumpla con la normativa del medio de transporte elegido, sea por tierra, mar o aire. Esto es:

  • Terrestre: Acuerdo europeo sobre el transporte internacional de mercancías peligrosas por carretera (ADR).
  • Vía Aérea: Instrucciones técnicas (TI) de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) para el transporte seguro de mercancías peligrosas por vía aérea y el Reglamento sobre mercancías peligrosas de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA).
  • Por ferrocarril: Transporte internacional de mercancías peligrosas por ferrocarril (RID)
  • Por mar: Código marítimo internacional de mercancías peligrosas (IMDG).

Embalaje homologado para baterias de litio

Embalaje de las baterías de litio

En segundo lugar, hay una serie de consideraciones a tener en cuenta a la hora de buscar soluciones para manipular y transportar baterías.

  • Resistencia al calor: usar materiales resistentes a las altas temperaturas.
  • Aislamiento: cada batería debe aislarse individualmente en su propio compartimento o envase para evitar cortocircuitos y golpes que puedan dañarla.
  • Evitar el contacto con metales: las baterías de litio no deben entrar en contacto con objetos metálicos, ya que podría provocar cortocircuitos. Deben separarse entre sí  mediante aislantes no conductores, como espumas de polietileno o plástico.
  • Indicaciones de peligro: usar el etiquetado correcto, según la regulación de transporte aplicable.
  • Estabilidad: a través de elementos de protección y sujeción que garanticen su seguridad. Cuanto más pesada sea la batería, más sujeción necesitará.

 

Identificación y etiquetado de los embalajes para baterías de litio

Asimismo, el embalaje de baterías de litio debe ir provisto de etiquetas e información que advierta de los riesgos de su manipulación y transporte:

 Es obligatoria la etiqueta identificativa clase 9, modelo 9A.

El número ONU, que identifica la materia a partir de cuatro dígitos. Los códigos identificativos para los diferentes tipos de batería son:

  • Baterías de iones de litio UN-3480.
  • Baterías de iones de litio UN-3481 incluidas o embaladas en un dispositivo.
  • Baterías de metal de litio UN-3090.
  • Baterías de metal de litio contenidas o embaladas en un dispositivo UN-3091.
  • La contraseña de homologación que indica el material, el país, el año de fabricación y el código de fabricante.

Como conclusión, consulta aquí sin compromiso nuestras soluciones homologadas para el almacenamiento de baterías de litio, individuales o integradas en equipos, para cada modo de transporte.

También en nuestras vías de comunicación habituales: info@encajaembalajes.com y en los teléfonos 985 669 270 / 966 393 334 / 984 106 600 

 

Embalaje homologado para baterías de
Embalaje para baterías

Embalaje para baterías, fundamentos y principales factores a tener en cuenta

En nuestros más de 80 años, Encaja ha fabricado gran cantidad de embalajes certificados para mercancías peligrosas y explosivos, por ello, queremos mencionar que somos miembros del Subcomité CTN 192 SC 03 (UNE/ISO) en el desarrollo de una nueva reglamentación en el ámbito del transporte de mercancías peligrosas junto a AENOR y el Ministerio de Industria (elaboración ISO 16495).

En este post, hablaremos sobre el embalaje y envío de baterías, entre ellas las provenientes del sector automoción como unas de las más complejas en el ámbito del transporte y la logística.

Para comenzar, debemos tener en cuenta el tipo de elemento a transportar; en este caso, baterías catalogadas como peligrosas bajo la reglamentación vigente. Por ello, como base normativa y legal debemos tomar entre otros el código ADR que identifica este tipo de elemento en la categoría 2, en la clase 9.

Para los distintos tipos de batería este código ADR clasifica éstas por su material constructivo, por ejemplo:

  • Batería de ion litio: nº ONU 3480
  • Batería de metal litio: nº ONU 3090
  • Batería de níquel-hidruro metálico: nº ONU 3496

En este enlace, se puede consultar toda la información.

Una vez definido el tipo de batería a proteger, el código ADR define unas instrucciones específicas para cada tipología de acumulador en función de distintos parámetros tales como: el punto en el que se encuentra en el ciclo de vida, el grado de deterioro, si se encuentra instalada en un equipo, etc.  

UN 3480

UN 3480

 

Después de esta breve introducción, intentaremos dar respuesta a las principales preguntas que pueden surgir:

¿Qué son cajas ADR o embalaje certificado para el transporte de baterías?

El embalaje certificado para el transporte de baterías o las cajas ADR para baterías, es una tipología de embalaje específicamente diseñada y desarrollada para el este fin.

Estas cajas, acompañan desde la salida de fábrica hasta la planta de reciclaje del producto.  Es decir, ofrecemos la solución para todo el circuito desde el punto de vista del ahorro, ya que el coste es el mínimo. 

Por tanto, el embalaje no sólo sirve como un mero medio de protección, sino que se posiciona como un eslabón clave en la cadena de valor que compone el ciclo de vida de las baterías.

¿Por qué está catalogado como peligroso el transporte de baterías?

Principalmente, porque por su tipo constructivo, este tipo de baterías son sensibles a los impactos y los cambios bruscos de temperatura existiendo riesgo de fuga de componentes internos, explosión o incendio por alta temperatura entre otros.

Por ello es fundamental minimizar estos riesgos diseñando un embalaje que los contenga y minimice.

¿Se pueden transportar baterías dañadas?

Si. Como mencionábamos al inicio de este post, existe una normativa específica para estas cuestiones.

En este caso, se trata de un embalaje robusto capaz de contener y retener los derrames de líquidos evitando así explosiones, perforaciones, deterioros u otro tipo de incidentes capaces de dañar no solo al producto sino también provocar daños a la población o del medio ambiente.

Batería litio

 

Como conclusiones, almacenar, transportar y enviar una batería de manera correcta garantiza que los riesgos derivados se anulen o reduzcan al mínimo.

Mantener la batería a una temperatura adecuada, es vital para no causar una combustión espontánea. Este tipo de baterías, son muy sensibles a la humedad, y a las altas y bajas temperaturas. Además del embalaje principal, existen detectores de temperatura y humedad capaces de monitorizar estos parámetros. 

Finalmente, se debe tener en cuenta que la agencia de transporte con la que se realice el servicio debe estar certificadas para este tipo de envío. Deben de estar capacitadas para el transporte de mercancías peligrosas y cumplir con las regulaciones establecidas.

X